Política de la OPEP en 2020 en México

Política de la OPEP en 2020 en México

La decisión de la OPEP de mantener la producción sin cambios para evitar una corrección del mercado no es la medida más prudente, particularmente en México, donde el país enfrenta una recesión severa. Muchos creen que México experimentará una depresión económica en los próximos años mientras el país lucha contra su peor recesión desde la Gran Depresión. Si bien México tiene uno de los potenciales económicos más fuertes del mundo en su sector petrolero, los precios del petróleo han continuado cayendo y la economía mexicana enfrenta serias amenazas.

El gobierno mexicano, encabezado por el presidente Felipe Calderón, ha tomado una serie de medidas para incrementar la oferta de petróleo en el mercado interno con el fin de mantener un equilibrio con el resto del mundo, aunque a un precio asequible. Aunque el gobierno mexicano está tratando de equilibrar el costo y la demanda, un informe noticioso reciente indica que una cantidad récord de la producción de petróleo del país se está desviando a otros países. Se espera que el movimiento para exportar el exceso de petróleo de México continúe ya que el país sufre una recesión importante, que será la peor desde la Gran Depresión.

Otro desafío que enfrenta la economía mexicana es el hecho de que un fuerte aumento en el precio del petróleo aumentará el déficit del país, causando más deuda para el gobierno mexicano y agravando la situación. Si el precio del petróleo continúa cayendo, México puede enfrentar una gran y repentina crisis fiscal que podría desencadenar el estallido de disturbios civiles. Con los precios del petróleo cayendo tan lejos en los últimos meses, es difícil predecir lo que hará el precio en el futuro.

Es interesante que Estados Unidos haya decidido iniciar negociaciones con el gobierno mexicano sobre una posible reducción de los precios del petróleo. Aunque Estados Unidos no está considerando cortar el suministro de petróleo a México, ha pedido al gobierno mexicano que reduzca el precio del petróleo en un 20% para crear un entorno que fomente las exportaciones. Aunque esto sería un gran alivio para el pueblo mexicano, hace poco para abordar los problemas reales que enfrentará la economía mexicana en el futuro, como el desempleo y la inflación.

México necesita mayores ingresos por combustible ya que Centroamérica está experimentando una severa recesión económica en los próximos años. Si los países centroamericanos aumentan sus precios de exportación para acceder a los mercados globales y recortan las importaciones, Centroamérica se encontrará en una situación económica peor que antes.

Es hora de que Centroamérica adopte una postura y desarrolle un plan para lidiar con una economía severamente deprimida como la de México y Centroamérica. Aún no se sabe si este plan incluye o no a la OPEP, pero puede ser una buena idea si el gobierno mexicano no quiere hacer frente a un desastre económico completo.

Back To Top